Ni las grandes estructuras de poder político y económico del mundo, ni los profesionales cegados por su especialización, ni la población en general se dan cuenta de que (…) ahora es muy factible cuidar de todo el mundo en el planeta con “un estándar de vida más alto que cualquier otro que alguien haya conocido”. Ya no tiene que ser tú o yo. El egoísmo es innecesario y, en adelante, contrario a lo dispuesto por la supervivencia. La guerra es obsoleta. (Fuller, 1981, p.xxv)

Acerca de

Fundado en 2008, El Movimiento Zeitgeist (MZ) es un grupo que aboga por la sostenibilidad, el cual opera a través de una red de capítulos regionales, equipos de proyectos, eventos públicos, expresiones artísticas y actividades caritativas. El activismo del MZ se basa explícitamente en métodos de comunicación no violenta enfocándose principalmente en la educación del público acerca de las verdaderas raíces de muchos problemas comunes de carácter personal, social y ecológico de hoy en día, y sobre el vasto potencial para resolución de problemas y mejorar la humanidad que la ciencia y la tecnología permiten ahora, pero que no se aplican debido a las barreras inherentes al sistema social actualmente establecido. Mientras que el término “activismo” es apropiado por su significado exacto, el trabajo de crear conciencia del MZ no debe mal interpretarse o ser relacionado con las tradicionales y culturalmente comunes acciones de “activismo de protesta” como las que conocemos históricamente. Por el contrario, el MZ se expresa a través de proyectos educativos específicos y racionales que no trabajan para imponer, dictar o persuadir a ciegas, sino para poner en marcha un tren de pensamiento que es resulta lógico cuando las consideraciones causales de sostenibilidad[2. El término sostenibilidad generalmente se define “como la capacidad de ser sostenido, soportado, apoyado o confirmado” (Dictionary.com, 2014) es a menudo hoy en día comúnmente referenciado/comprendido dentro de un contexto de ciencias ambientales. El contexto del MZ se extiende más allá, sin embargo incluye la noción de sostenibilidad cultural o de comportamiento que considera el mérito de los sistemas de creencias en general y sus menos obvias, consecuencias causales.] y salud pública[3. La salud pública por lo general se define como “la ciencia y la práctica de proteger y mejorar la salud de una comunidad, por medio de medicina preventiva, educación para la salud, control de enfermedades transmisibles, aplicación de medidas sanitarias y vigilancia de peligros del medio ambiente” (Dictionary.com, 2014) se utiliza en este texto como base de medida para considerar el bienestar físico, psicológico y por lo tanto sociológico de las personas en sociedades en el tiempo. Esto es para ser considerado como el último barómetro del éxito o fracaso de un sistema social aplicado.] se enfocan desde una perspectiva científica. Sin embargo, la búsqueda del MZ sigue siendo muy similar a la de movimientos tradicionales de derechos civiles del pasado en que las observaciones revelan una opresión inherente a nuestro actual orden social  verdaderamente innecesaria, que estructural y sociológicamente restringe el bienestar humano y el potencial para la gran mayoría de la población mundial, sin mencionar que sofoca el beneficio general debido a sus métodos establecidos. Por ejemplo, el modelo social actual, que mantiene enormes niveles de ineficiencia económica corrosiva, tal como se describe en posteriores ensayos, también apoya intrínsecamente un grupo económico o “clase” de personas sobre otra, lo que perpetúa un desequilibrio técnicamente innecesario así como la privación relativa. Esto podría ser llamado “discriminación económica” y su efecto no es menos insidioso que la discriminación arraigada en el género, el origen étnico, la religión o el credo. Sin embargo, esta discriminación inherente es, en realidad, sólo una parte de una condición mayor que puede denominarse violencia estructural,[4. El término “violencia estructural” es comúnmente atribuido a Johan Galtung, quien lo introdujo en el artículo “Violencia, Paz y Fomento de la Paz” (Galtung, 1969) Se refiere a una forma de violencia en algún tipo de estructura social o institución social que perjudica a las personas impidiéndoles satisfacer sus necesidades básicas. Fue ampliado por otros investigadores, como el psicólogo criminal Dr. James Gilligan, quien hace la siguiente distinción entre violencia “de comportamiento” y violencia “estructural”: “Los efectos letales de la violencia estructural funcionar de forma continua, en lugar de en forma esporádica, a diferencia de los homicidios, los suicidios (…) las guerras y otras formas de violencia de comportamiento que se producen una a la vez. “(Gilligan, 1997)] que ilumina un amplio espectro de sufrimiento, crueldad y privaciones que son parte del sistema que simplemente se aceptan como normales por una mayoría desinformada. Este contexto de violencia se extiende mucho más lejos y más profundo de lo que muchos consideran. El alcance de cómo nuestro sistema socio-económico innecesariamente disminuye nuestra salud pública e inhibe nuestro progreso hoy en día, sólo se puede reconocer claramente cuando tomamos una perspectiva técnica o científica más objetiva de los asuntos sociales, por encima de nuestras familiaridades, que a menudo nos ciegan. La relatividad de nuestro conocimiento a menudo es víctima de una supuesta percepción de “normalidad” donde, digamos, la pobreza y privación permanente de más de 3 mil millones de personas (World Bank Group, 2008) es vista como “natural”, como un estado social inalterable para aquellos que no son conscientes de la cantidad de alimentos que realmente se produce en el mundo, a dónde van, cómo se desperdician o la naturaleza técnica de las posibilidades de producción eficientes y abundante de alimentos, en la época moderna. Esto violencia desapercibida también se puede extender a los memes[5. Meme: una idea, comportamiento, estilo o uso que se esparce de persona en persona en una cultura (Merriam-Webster, 2014). ] culturales, donde las tradiciones sociales y su psicología pueden, inintencionadamente, crear consecuencias perjudiciales para el ser humano. Por ejemplo, hay culturas religiosas en el mundo que se excluyen de cualquier forma de tratamiento médico usual (Brierley et col., 2012). Si bien muchos podrían argumentar los parámetros morales y éticos de lo que significa para un niño en tal cultura el morir de una enfermedad común que podría haberse resuelto si las aplicaciones científicas modernas se hubiesen permitido, al menos podemos estar de acuerdo en que la muerte de ese niño está siendo realmente causada, no por la enfermedad de ese momento, sino por la condición sociológica que rechazó la aplicación de la solución. Como un ejemplo más amplio,  se han realizado una gran cantidad de estudios sociales sobre el tema de la desigualdad social y sus efectos sobre la salud pública. Como se discutirá en ensayos posteriores, las evidencias sugieren que una gran variedad de problemas de salud física y mental parecen estar asociados a esta condición, incluyendo tendencias hacia la violencia física, enfermedades del corazón, depresión, deficiencia educativa y muchos otros perjuicios, que tienen verdaderas consecuencias sociales que nos afectan a todos (Wilkinson & Picket, 2009). El punto aquí es que cuando damos un paso atrás y consideramos las nuevas interpretaciones de causalidad que, evidentemente, tienen efectos perjudiciales sobre la condición humana, pero que persisten innecesariamente por causa de las tradiciones preexistentes establecidas por la cultura, terminamos inevitablemente en el contexto de los derechos civiles y, por tanto, de sostenibilidad social. Este nuevo movimiento por los derechos civiles es acerca de compartir el conocimiento humano y de nuestra capacidad técnica, no sólo para resolver problemas, sino también para facilitar un sistema social derivado científicamente que realmente optimice nuestro potencial y bienestar. Cualquier otra cosa creará un desequilibrio innecesario y desestabilización social y se constituirá  en lo que podría considerarse una forma oculta de opresión. Así que, volviendo a un contexto más amplio, el MZ no sólo trabaja para sensibilizar acerca de estos problemas y sus verdaderas raíces sistémicas (y por tanto, la lógica para su resolución), también trabaja para expresar el potencial que tenemos, más allá de la solución de ese problema, para mejorar en gran medida la condición del ser humano, resolviendo problemas que, de hecho, todavía no han sido reconocidos, como veremos en el capítulo sobre soluciones estratégicas. El primer paso es abrazar la naturaleza misma del razonamiento científico, donde  el establecimiento de tren de pensamiento empírico tiene prioridad sobre todo lo demás. Un tren de pensamiento mediante el cual la organización social en su conjunto puede encontrar un contexto más preciso para la sostenibilidad en una escala nunca antes vista, a través de un reconocimiento y aplicación activas del método científico.

Enfoque

Las acciones globales del MZ podrían resumirse como diagnosticar, educar y crear.

Diagnosticar

El diagnóstico es “la identificación de la naturaleza y causa de cualquier cosa”. Diagnosticar correctamente las causales de los grandes problemas sociales y ecológicos que tenemos hoy, no se trata sólo de quejarse acerca de ellos o de criticar las acciones de personas o una institución en particular. Un verdadero diagnóstico debe buscar el mínimo denominador causal posible y trabajar en ese nivel para su resolución. El problema central hoy es que se empieza con un marco de referencia truncado, donde persiste el diagnóstico miope y errado de una consecuencia dada. Por ejemplo, la resolución tradicional establecida para la reforma de la conducta humana de muchos de los llamados “actos criminales” es a menudo el encarcelamiento punitivo. Sin embargo, esto no dice nada acerca de la más profunda motivación del “criminal” y por qué su psicología lo ha llevado a cometer tales actos, en primer lugar. En ese nivel, tal resolución se hace más compleja y depende de la relación simbiótica de sus realizaciones física y cultural, a través del tiempo.[6. Ya no existe debate sobre la correlación entre el comportamiento humano (en este contexto, comportamiento del tipo socialmente ofensivo según lo determinado por las leyes de la sociedad) y la influencia del medio ambiente en la experiencia de crianza/vida de la persona. Un término relacionado a destacar es la naturaleza biopsicosocial del organismo humano.] Esto no es diferente a cuando una persona muere de cáncer, ya que no es realmente el cáncer el que mata en un sentido literal, pues el cáncer en sí mismo es producto de otras fuerzas.

Educar

Como movimiento educativo que opera bajo el supuesto de que el conocimiento es la herramienta más poderosa que tenemos para crear un cambio social relevante y duradero en la comunidad mundial, no hay nada más crítico que la calidad de la formación personal y la capacidad de comunicar tales ideas de forma efectiva y constructiva a los demás. El MZ no trata de seguir un texto rígido de ideas estáticas. Esa asociación estrecha y limitada, es típica de las sectas religiosas y políticas, y no del reconocimiento del emerger que pone en relieve la naturaleza antiestablishment[7. El término “antiestablishment” se utiliza generalmente en un contexto de oposición a un grupo existente y establecido. Aquí, se lo utiliza en un sentido más literal, para denotar que el MZ trabaja para no institucionalizarse a sí mismo como una entidad rígida, sino más bien debe entenderse más como un gesto, un símbolo de una nueva forma de pensamiento o la visión del mundo que simplemente carece de fronteras.] del movimiento. No se trata de imponer, sino de trabajar para que el individuo se de cuenta de un tren de pensamiento abierto y evolutivo, y al mismo tiempo potenciar la capacidad de comprender su relevancia, en sus propios términos y a su propio ritmo. Además, la educación no sólo es un imperativo para quienes no están familiarizados con el tren de pensamiento y su conjunto de aplicaciones relacionadas,[8. Los términos “tren de pensamiento” y “conjunto de aplicaciones” se usarán frecuentemente en este texto pues están interrelacionados. Por favor, revisa el apéndice de vocabulario para mayor claridad.] sino también para aquellos que ya lo están. Así como no hay “utopía”, tampoco hay un estado final de entendimiento.

Crear

Aunque sin duda está relacionado con la necesidad de ajustar los valores humanos a través de la educación para que la gente del mundo entienda y vea la necesidad de cambio social, el MZ también reflexiona sobre cómo sería un nuevo sistema social, basado en eficiencia económica óptima y sobre cómo se presentaría y operaría en detalle, teniendo en cuenta el estado actual de la capacidad técnica, como veremos en la Parte III del presente libro. Programas como el Instituto de Rediseño Global, que es un laboratorio digital de ideas que trabaja para expresar cómo la infraestructura básica de la sociedad podría desplegarse en base al estado actual de la tecnología, trabajando para combinar la capacidad técnica con el tren del pensamiento científico a fin de calcular la infraestructura técnica más eficiente posible para cualquier región del mundo, sería un ejemplo de ello. Cabe señalar brevemente que el MZ aboga por un enfoque de gobernanza, que tiene poco parecido con las formas de gobierno actuales o pasadas, la cual se origina de la unión multidisciplinaria de diversos métodos de eficacia probada para la optimización máxima, coordinados a través de un enfoque de sistemas de equilibrio dinámico, diseñado para ser lo más adaptable posible a nuevas y emergentes mejoras a través del tiempo, descrito en el capítulo Gobierno Industrial. Como se discutirá más adelante, la única referencia posible que podría ser considerada como “la más completa” en un momento dado, es aquella que tenga en cuenta la interacción de los sistemas tangibles más importantes. Esta es la naturaleza sinérgica de causalidad que subyace a la base técnica para una economía verdaderamente sostenible.

Economía Basada en Recursos y Leyes Naturales

Hoy en día, existen diversos términos para expresar el fundamento lógico para un sistema social con orientación científica, incluyendo los títulos de “economía basada en recursos” o “economía de la ley natural”. Aunque estos títulos son históricamente referenciales, también son algo arbitrarios, utilizaremos el título “economía basada en recursos y leyes naturales” (EBRLN), ya que tiene la base semántica más concreta.[9. El término “economía basada en recursos” puede ser interpretado literalmente. Esto, históricamente, ha llevado a confusión ya que se podría argumentar que todas las “economías”, por definición, están “basadas” en “recursos”. El término en sí también tiene una fuerte asociación con una organización llamada Proyecto Venus, que afirma haber originado el término y la idea, por ello buscó registrar el nombre como marca (United States Patent and Trademark Office, 2009). El término “economía basada en recursos y leyes naturales” se considera más completo aquí, no sólo para evitar esta confusión asociativa, sino también por la precisión semántica del término EBRLN en sí mismo, ya que hace referencia, de forma más clara, al sistema de leyes físicas y procesos de la naturaleza en lugar de referirse sólo a los recursos planetarios.] Una economía basada en recursos y leyes naturales se define como un sistema adaptativo socioeconómico activamente derivado de una referencia física directa de las leyes científicas que rigen a la naturaleza. En general, la observación es que a través del uso de la investigación socialmente orientada y los entendimientos probados en ciencia y tecnología, ahora estamos en condiciones de llegar lógicamente a enfoques sociales que podrían ser profundamente más eficaces al satisfacer las necesidades de la población humana. Ahora estamos en condiciones de aumentar dramáticamente la salud pública, conservar mejor el hábitat, crear una abundancia material y al mismo tiempo reducir o eliminar estratégicamente muchos de los problemas sociales comunes de hoy, que son tristemente considerados inalterables por muchos debido a su persistencia cultural.

Tren de Pensamiento

Muchas figuras o grupos también han trabajado para crear aplicaciones tecnológicas avanzadas para su tiempo, trabajando para aplicar las posibilidades existentes de este tren de pensamiento con el fin de permitir nuevas eficiencias y resolución de problemas, tal como los “sistemas urbanos” de Jacque Fresco (Fresco, 2002) o la casa Dymaxion de Buckminster Fuller (Sieden, 2000). Sin embargo, tan obvia como es la importancia de la ingeniería aplicada, es todavía crítico recordar que todas las aplicaciones tecnológicas específicas sólo pueden ser transitorias cuando se considera la evolución del conocimiento científico y de sus aplicaciones tecnológicas emergentes. Todas las aplicaciones tecnológicas actuales serán obsoletas con el tiempo. Por lo tanto, lo que queda es un tren de pensamiento basado en principios científicos causales subyacentes. El MZ es fiel a este tren de pensamiento, no a figuras, instituciones o a avances tecnológicos temporales. En lugar de seguir a una persona o diseño, el MZ sigue esta premisa de comprensión auto-generada y, por lo tanto, opera de forma descentralizada, holográfica, con este tren de pensamiento como el origen de influencia para la acción.

De la superstición a la ciencia

Un patrón que vale la pena destacar es cómo la humanidad ha ido evolucionando en su comprensión de sí misma y su hábitat, que se continúa expandiendo, alejándose de las viejas ideas y perspectivas que ya no resultan compatibles debido a la constante introducción de nueva información que altera los esquemas. La palabra clave aquí es superstición, que en muchas circunstancias puede ser vista como una categoría de creencia que una vez pareció estar adecuadamente apoyada por la experiencia/percepción, pero que ya no puede ser considerada como viable debido a datos contradictorios nuevos. Por ejemplo, mientras que el pensamiento religioso tradicional podría parecer cada vez más inverosímil a un número nunca antes visto en Occidente, debido al rápido crecimiento de la información y la alfabetización general,[10. La inversa relación de la acumulación de alfabetización/conocimiento con la de creencia supersticiosa, está clara. De acuerdo a los informes de Naciones Unidas sobre Desarrollo Humano en el mundo Árabe, menos del 2% de los árabes tienen acceso a Internet. Los árabes representan el 5% de la población mundial y sin embargo sólo producen el 1% de los libros del mundo, la mayoría de ellos religiosos (Baroudi, 2004). Según el investigador Sam Harris “España traduce más libros al español cada año, que lo que el mundo árabe ha traducido al árabe desde el siglo IX” (Harris, 2006). Es axiomático asumir que el crecimiento de la religión islámica en los Estados Árabes está asegurada por una relativa falta de información foránea en esas sociedades.] las raíces del pensamiento religioso se remontan a períodos en que los seres humanos podían justificar la validez y exactitud de tales creencias, dada la limitada comprensión que tenían de su entorno en aquellos tiempos. Este patrón es evidente en todas las áreas del conocimiento, incluyendo a la academia moderna. Incluso algunas de las denominadas conclusiones “científicas”, que con el advenimiento de las nuevas pruebas actualizadas, no pueden ser mantenidas como válidas,[11. El Premio Nobel de Medicina fue otorgado al neurólogo portugués Egas Moniz en 1949 “por su descubrimiento del valor terapéutico de la lobotomía” . Hoy en día, se considera un procedimiento barbárico e ineficaz (Weiner, 2005)] comúnmente se siguen defendiendo por su mera inclusión en la tradición cultural actual. Estas “instituciones establecidas”, como podría llamárseles, a menudo desean permanecer por razones de ego, poder, ingresos de mercado o bienestar psicológico general. Este problema es, en muchos sentidos, el núcleo de nuestra parálisis social.[12. El apoyo financiero intrínsecamente necesario en la perpetuación de un determinado negocio, “con ánimo de lucro” o incluso los llamados “sin fines de lucro”, establece una disonancia entre el producto o servicio vendido por la empresa y la necesidad real o la viabilidad del producto o servicio en el tiempo. De hecho, la obsolescencia de cualquier producto/servicio, que a menudo implica la obsolescencia de la empresa productora o corporación, parece inevitable mientras surjan nuevos avances técnicos. La consecuencia es un perpetuo sofoco de nuevas ideas/inventos que perturben o anulen esas ya existentes “instituciones establecidas”, lo que resulta en una pérdida de ingresos. Un rápido vistazo a la situación de las posibilidades tecnológicas de hoy, preguntándonos a la vez por qué esas mejoras no se han implementado de inmediato, ilumina la naturaleza paralizante de las instituciones que requieren ingresos.] Por lo tanto, es importante reconocer este patrón de transición y darse cuenta de lo importante que es en realidad ser vulnerable cuando se trata de sistemas de creencias, por no hablar de llegar a un acuerdo con el muy peligroso fenómeno de las “instituciones establecidas”, que están programadas culturalmente para la autopreservación en lugar de evolucionar y cambiar.

De la tradición al emerger

El enfrentamiento perceptivo entre nuestras tradiciones culturales y nuestra base de datos de conocimiento emergente cada vez mayor, es el núcleo de lo que define el “zeitgeist” como lo conocemos y una revisión de la historia en el largo plazo nos muestra cómo lentamente las tradiciones culturales supersticiosas y los supuestos de la realidad, ceden a nuestro punto de referencia más reciente de la emergente causalidad científica. Esto es lo que representa el Movimiento Zeitgeist en su más amplio contexto filosófico: Un movimiento del zeitgeist cultural en sí mismo a una nueva comprensión y aplicaciones, verificables y más optimizadas. Por lo tanto, mientras que sin duda hemos sido testigos de grandes cambios y aceleración en diferentes áreas de la práctica y el conocimiento humano, como con nuestra vasta tecnología material, nuestro sistema social aparece todavía muy atrás. Persuasión política, economía de mercado, trabajo por ingresos, desigualdad perpetua, Estados nación, supuestos legales y muchos otros alimentos básicos de nuestro orden social actual, siguen siendo ampliamente aceptados como normales por la cultura actual, con poco más que su persistencia a través del tiempo, como una prueba de su valor. Es en este contexto que el MZ encuentra su imperativo más amplio: cambiar el sistema social. Una vez más, hay muchas posibilidades técnicas para resolver problemas para el progreso personal y social que hoy en día siguen pasando desapercibidas o mal entendidas. El final de la guerra, la resolución de la pobreza, la creación de abundancia material no vista en la historia para satisfacer las necesidades humanas, la eliminación de la mayoría del crimen tal y como lo conocemos, el potenciamiento de la verdadera libertad personal mediante la eliminación del monótono trabajo sin sentido y la resolución de muchas de las amenazas ambientales, incluyendo las enfermedades, son algunas de las posibilidades que tenemos cuando tomamos en cuenta nuestra realidad técnica. Sin embargo, gran parte de estas posibilidades no sólo que no se reconocen, sino que además están literalmente restringidas por el orden social actual, puesto que de ser aplicadas para la resolución eficiente de problemas y estándares de prosperidad estarían en oposición directa a la mecánica de cómo nuestro sistema social está funcionando al nivel más básico, profundizaremos sobre estos conceptos en la Parte II. Hasta que la tradición del sistema social y sus valores sociales resultantes sean retados y actualizados al conocimiento de hoy, hasta que la mayoría de la población humana entienda el tren de pensamiento técnico básico subyacente necesario para apoyar la sostenibilidad y una buena salud pública, derivada del rigor de la investigación y validación científica objetiva, hasta que la mayor parte del bagaje de falsas suposiciones, la superstición, lealtades divisivas y otros obstáculos culturales socialmente insostenibles, generadores de conflictos, sean superados, todas las mejoras de la vida y las posibilidades de resolver los problemas que ahora tenemos a mano, seguirán en su mayoría inactivas. La verdadera revolución es la revolución de valores. La sociedad humana muestra siglos de atraso en la forma en que opera y, por tanto, en aquello que valora. Si queremos progresar y resolver los crecientes problemas a mano y revertir lo que es, de muchas formas, una acelerada decadencia de nuestra civilización, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar acerca de nosotros y del mundo que habitamos. La tarea central del Movimiento Zeitgeist es trabajar para traer este cambio de valores a la luz, unificando a la familia humana con el enfoque básico de que todos compartimos este pequeño planeta y todos estamos sujetos a las mismas leyes de orden natural, reconocidas por el método de la ciencia. Este entendimiento común se extiende mucho más allá de lo que muchos han comprendido en el pasado. La simbiosis de la especie humana y la relación sinérgica de nuestro lugar en el mundo físico, confirma que no somos entidades separadas en ningún aspecto y que el nuevo despertar social debe mostrar un modelo de trabajo social al que se llega a partir de esta lógica inherente si esperamos sobrevivir y prosperar en el largo plazo. Podemos alinearnos o sufrir. Depende de nosotros. Bibliografía Fuller, R. (1981). Buckminster. Critical Path. New York: St. sustainability. (n.d.). Dictionary.com Texto completo. Obtenido el 8 de noviembre de 2014, del sitio web de Dictionary.com: http://dictionary.reference.com/browse/sustainability public health. (n.d.). Dictionary.com Texto completo. Obtenido el 8 de noviembre de 2014, del sitio web de Dictionary.com: http://dictionary.reference.com/browse/public%20health Galtung, J. (1969). Violence, peace, and peace research. Journal of peace research, 6(3), 167-191. Gilligan, J. (1997). Violence: Our deadliest epidemic and its causes. New York: Grosset/Putman. World Bank Group (Ed.). (2008). World Development Indicators 2008. World Bank Publications. meme. (n.d.). In Merriam-Webster’s online dictionary (11th ed.). Obtenido de http://www.merriam-webster.com/dictionary/meme Brierley, J., Linthicum, J., & Petros, A. (2012). Should religious beliefs be allowed to stonewall a secular approach to withdrawing and withholding treatment in children?. Journal of medical ethics, medethics-2011. Wilkinson, R., & Pickett, K. (2009). Desigualdad: un análisis de la (in) felicidad colectiva. Turner. United States Patent and Trademark Office. (2009). Marca: Resource Based Economy. N° serial 77829193. Obtenido de: http://tsdr.uspto.gov/documentviewer?caseId=sn77829193&docId=APP20090921073201#docIndex=4&page=1 Fresco, J., & Meadows, R. (2002). The Best that Money Can’t Buy: Beyond Politics, Poverty, & War. Global Cyber-Visions. Sieden, L. (2000). Buckminster Fuller’s Universe. Basic Books. Baroudi, S. E. (2004). The 2002 Arab Human Development Report: Implications for Democracy. Middle East Policy, 11: 132–141. doi: 10.1111/j.1061-1924.2004.00146.x Harris, S. (2006, febrero 7). Sam Harris on The Reality of Islam. Obtenido de: http://www.truthdig.com/ Weiner, E. (Presentador). (2005, agosto 10). Nobel Panel Urged to Rescind Prize for Lobotomies [episodio de radiodifusión]. Obtenido de: http://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=4794007


<<< PREFACIO | ÍNDICE | VISIÓN CIENTÍFICA DEL MUNDO >>>