A inicios de junio de 2013, Edward Snowden, informante y antiguo empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien trabajó como consultor para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) hizó pública información que detallaba como el gobierno de Estados Unidos espiaba directamente a sus ciudadanos mediante un programa de vigilancia llamado PRISM, agrediendo la privacidad no sólo de sus ciudadanos sino también comprometiendo la de muchas otras personas del mundo entero (consideremos que 7 de cada 10 usuarios de internet usan una red social).

Snowden eligió hacer pública su identidad tras las filtraciones y fue localizado inmediatamente en Hong Kong, hace pocas horas hubo noticias de su partida hacia Rusia, con el fin de evitar su extradición a Estados Unidos, pues según el mismo declara “uno no puede oponerse a la agencia más poderosa del mundo y estar fuera de peligro”, [la CIA] “es un adversario tan fuerte que nadie se le puede oponer libremente, si te quieren capturar lo hacen, pero uno tiene que decidir que es lo importante, y si un vida acomodada y libre es algo que acepta. Despertar, ir al trabajo, cobrar el salario de un trabajo pequeño, en contra del bienestar público y dormir tranquilamente y cuando uno se da cuenta que así ayuda a crear un mundo que empeorará en cada generación uno decide aceptar el riesgo”

Si bien las filtraciones sobre documentos que evidencian las malas prácticas de los gobiernos a espaldas de sus propios representados en estos tiempos no parecen nada nuevo (y eso ya es un gran mérito), podemos darnos cuenta de que sí hay cosas con las que no estamos del todo familiarizados: Los medios de comunicación masiva emergentes y descentralizados se han convertido en la principal arma de este nuevo tipo de activismo, la denuncia de secretos y programas que van en contra de los derechos de las personas. El hecho de que cualquier ciudadano pueda ser un comunicador en potencia en base a la situación en la que llegue a encontrarse es muy promisorio debido a la masificación y la ubicuidad de herramientas como Internet y sus redes sociales que, tal como funcionan ahora, no sólo nos permiten enterarnos en tiempo real de los últimos acontecimientos, sino que la opinión pública, la gente que toma las decisiones, aquellos supuestos ‘representantes’ en el poder saben que vemos… La mente humana empieza a emular un organismo que se auto-conoce, y podemos decir que éste será un hito tan importante como el nacimiento del Homo Sapiens Sapiens.

Puede que el día de hoy el pedido de asilo en Ecuador sea la noticia, pero detrás de ello está una historia mucho más importante: los gobiernos se están tornando obsoletos, su funcionamiento ahora depende de (1) un secretismo que resulta totalmente insostenible en la era de la información, (2) fronteras que resultan ficticias a los ojos de la ciencia y (3) creencias que parecen derrumbarse con cada nuevo paso hacia la primera civilización global.

El actual sistema socio-económico falla en reconocer el desarrollo natural de la evolución social, tenemos una revolución tecnológica que avanza a un ritmo exponencial, la cual se acompaña de una capacidad inmensa para satisfacer más que las necesidades básicas de todo el mundo entero, pero también es la mayor causante de desempleo en las últimas décadas. Los países se desdibujan conforme el libre acceso a la educación y las redes sociales logran minimizar el impacto de las diferencias geográficas y lingüísticas. Finalmente la crisis de recursos causada por su mal manejo ha hecho explotar protestas y guerras en el mundo entero.

Les invitamos a mirar más allá de los titulares y entender que los crímenes que Snowden reveló no son más que síntomas de un problema subyacente en todo el espectro. No podemos solucionar estos problemas con legislación porque cada nación legislará para el beneficio de la corporación, las instituciones financieras y ellas mismas en lugar de para el ciudadano individual. Por último, la legislación no puede efectuar un cambio relevante debido a los patrones de conducta inherentes en la cultura integrantes del paradigma socioeconómico cultural ya que el sistema actual no puede funcionar sin dichas conductas.

Es el momento de redefinir el mundo que nos rodea, entender cómo opera y construir una alternativa mejor utilizando los niveles más altos de transparencia y capacidad técnica. El Movimiento Zeitgeist (con más de medio millón de activistas a nivel global) tiene como objetivo adecuar el entendimiento moderno de la ciencia y la tecnología con el diseño social para implementar un Modelo Económico Basado en Recursos y Leyes Naturales, reconoce que una economía estable de abundancia para todas las personas es un estímulo mucho más importante que el incentivo monetario con el resultado final de ser una sociedad sana y tecnológicamente avanzada.

MOVIMIENTO ZEITGEIST ECUADOR